3.- Consejo para publicar fotos de nuestros hijos en Internet

Adicional a estos consejos, es importante recordar que algunos dispositivos móviles incluyen las coordenadas geográficas o el lugar en dónde se toman las fotos, así que antes de publicarlas debemos verificar que dichos datos se hayan eliminado para evitar que la fotografía pueda ser rastreada.
Si nuestros amigos o familiares publican fotos de nuestros hijos, sería bueno compartirles estos consejos o pedirles que no hagan publicaciones sin nuestro consentimiento, de esta manera reduciremos los riesgos y se protegerá mejor la identidad de nuestros niños. En el caso de fotos grupales, sugerimos que antes de postearlas pidamos permiso a los padres de los otros niños que aparecen en las fotos para que estén al tanto y evitar cualquier inconveniente.
Recordemos que la información que subimos o las imágenes que publicamos en Internet se vuelven públicas.

Con información de Norton by Symantec

2.- Consejo para publicar fotos de nuestros hijos en Internet

Otra sugerencia es que los nombres de los archivos de las fotografías que subamos a Internet no incluyan los nombres o apellidos reales de los niños para evitar su identificación. Al subirlas, tampoco debe indicarse si estamos fuera de casa en ese momento o los horarios en que el niño asiste a clases o a alguna otra actividad. También recomendamos no compartir o publicar aquellas fotos en donde los niños usan el uniforme del colegio o la camiseta del equipo en donde juegan, por la información que podríamos estar revelando sin darnos cuenta.

1.- Consejo para publicar fotos de nuestros hijos en Internet

Actualmente muchos de nosotros compartimos fotografías de nuestros hijos en redes sociales, y en ocasiones también lo hacen nuestros familiares o amigos. Por ello, en AMIPCI te damos algunas recomendaciones para hacerlo de forma segura ya que, tal como en el mundo físico, también en el mundo digital hay personas que podrían estar recolectando información con fines desconocidos o para buscar a alguna persona en la vida real.
Por ejemplo, la ropa de los niños o los lugares que se ven en las fotos, como la escuela, no debe decir o dar señales de dónde está ubicada(o) o dar pistas que lleven a saber por dónde vive o por dónde sale. También es recomendable evitar que en las fotos aparezca el automóvil de la casa (especialmente las placas) o decir el colegio al que asisten nuestros hijos.